5 oct. 2009

“Un Domingo Diferente”

Este primer domingo de octubre me encontró en Puerto Iguazú, tierra de las “Cataratas” y anfitriona en el último fin de semana de diversas actividades, turísticas, deportivas y culturales.

En ese sentido me tocó ser particípe de un encuentro literario de suma trascendencia a nivel internacional “El VIII Encuentro de Escritores Cataratas del Iguazú” realizado este año en homenaje al gran escritor, misionero por adopción, Víctor Berón, autor de la novela “Los Pájaros Sagrados”, cuyos relatos tienen el vuelo de las novelas de “García Márques” y que el presentador por error tambien lo relacionó con el escritor peruano y traicionero de las causas populares el nefasto “Vargas Llosa".

Pero, sigamos con el relato de ese domingo especial, en el cual me costó muchísimo levantarme en la mañana, producto quizas de una larga trasnochada de peña literaria, con versos que fluian de las gargantas latinoamericanistas que participamos del Encuentro en un bar particular de la ciudad llamado “María Preta” y cuyo anfitrión nos brindó la mejor de las atenciones.

Al fin cuando logro ponerme de forma vertical, escucho en el televisor de la habitación la noticia que informaba de la muerte de la CANTORA “La Negra” Mercedes Sosa, y fue entonces en ese instante que desde mis ojos aun con los parpados cerrados se me “Pianta un lagrimón”, quizas producto de la nostalgia de aquellos años de lucha por las reivindicaciones universitarias en el renacer de la democracia después de un largo período de persecuciones en nuestra castigada Patria y que incluso padeciera la “Cantora” fallecida, nostalgia quizas tambien del recuerdo de aquella única vez que tuve la suerte de estar junto a ella y que fuera justamente en la ciudad de Iguazú, en el mes de Julio del año 2002, donde como siempre tuvo una actuación memorable que aun queda en el recuerdo de quienes estuvieron presentes en el “II Festival de Música Sin Fronteras” que organizaba la Secretaria de Cultura de la Provincia, en ese entonces a mi cargo.

Recordando también el sufrimiento padecido por el mal carácter de la “Negra” y que a mí como organizador me tuvo en vilo durante los dos días que estuvo en Iguazú. (sufrimiento que por el solo hecho de escucharla cantar bien valía la pena y quedaba tras su actuación totalmente superado).


DESPEDIDA
Pasado el mediodía de ese domingo los cien escritores reunidos en el salón del hotel de Iguazú, nos depedimos del Encuentro Literario y de “La Negra”, cantando todos juntos: “Todavía cantamos, todavía pedimos, todavía esperamos, a pesar de los golpes que asestó a nuestras vidas el ingenio del odio……..” , el tema del “Negro” Heredia, que fuera bandera de lucha en la década de los ochenta.
Almuerzo, despedida del Encuentro y posterior viaje a Posadas escuchando el partido de Boca en la emisora radial que podia ir sintonizando en el trayecto.

Me acompañaban en el viaje un par de escritores que aparentemente no les interesaba el futbol o quizas no son tan fanáticos de Boca, y a los cuales tuve que hacerles callar en más de un par de ocasiones.


1ra Emoción el gol de Román, que según la descripción del relator entró pegado al ángulo izquierdo del arquero y que hacía recordar al Riquelme, de las mejores épocas.

2da Emoción, el gol de “Martín”, que según el comentarista entraría en la historia del fútbol mundial, quería compartir esa alegría “bostera” con mis acompañante y terminaban hablandome de poesía, de cuentos y otras yerbas. Entonces opté por callarme, subir el volumen de la radio y disfrustar internamente esta pequeña gran alegría del domingo.

Al final del partido, puse un C.D. de la “Negra” y apuré la marcha con la sola intención de llegar a mi casa y ver el Gol de Palermo, “El Eterno” dibujador de sonrisas.


Isaac Sevi

4 comentarios:

  1. Querido amigo Isaac, desde este lejano sur, de este Rìo Gallegos, hoy con un día esplendido de sol, acabo de leer tu relato y mis ojos se llenaron de lagrimas, porque es así realmente esta gran artista que es Mercedes Sosa, nos atravesó a todos, sin medir tiempos, ni distancias, porque ella vivió con nosotros los avatares que sufrimos como país, y las mismas esperanzas y sueños, aquellos años a los que te referís de "la recuperación democrática", pensa Isaac que en esos años ochenta nosotros no nos conocíamos siquiera y estábamos viviendo historias parecidas a pesar de que vos estas bien al norte para mi y yo muy al sur para vos y es eso lo que nos hermana y la negra lo sintetiza y unifica en su voz única. Un Fuerte abrazo patagonico, me gusto mucho la semblanza que escribiste.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sevi, muy bueno el relato sobre ese domingo tan especial en el que los escritores, juntos, despidieron a nuestra "Negra".
    Si tenes ganas y te interesa sería bueno que escribieras una reseña sobre la Negra (lo que despertó en vos, lo que significó para Argentina y, finalmente, la despedida en Iguazú) para la agenda. Te interesa?

    ResponderEliminar
  3. Querido Amigo Isaac, espero tus comentarios del gran martin, volvio el goleador? una amiga riojana te saluda, comparto con nuestro mutuo amigo patagonico, el sentimiento que nos une por la perdida de la querida Negra y lo que significo y unio a una generacion con su mensaje a traves de la elecccion de los temas. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Isaac, aún vibra en mi alma ese cierre del encuentro... todas las voces unidas y emocionadas por ambas cosas: las dos despedidas.
    La Negra se retiró de esta convulsionada Argentina para ir a cantarle a quién sabe qué solitarios ángeles.
    Los poetas regresaron a sus casas con las alforjas colmadas de nuevas ideas.
    Iguazú hizo silencio, las cataratas rugieron más que nunca y nosotros, con un nudo en la garganta, nos fuimos retirando despacio hacia la rutina nuestra de cada día.
    Un abrazo grande.
    Hasta pronto
    Jenny Wasiuk

    ResponderEliminar

Los comentarios ofensivos (sobre todo los anónimos) serán borrados. Esperamos las historias de fútbol