5 oct. 2009

Acerca de la Naturaleza Metafísica de Palermo


Palermo es del orden de lo extraordinario, su naturaleza es metafísica. Pertenece a otra dimensión a la que por ahora no todos podemos acceder.
Solo pensándolo de este modo podemos empezar a comprender porque su nombre se asocia inmediatamente a un adjetivo INCREIBLE.

Las leyes de la física newtoniana, esas que pueden explicar las fuerzas que actúan en una carambola de Billar no nos sirven para explicar cada una de las proezas futbolísticas del GRAN MARTIN: Penales pateados con las dos piernas en simultáneo, pelotas que por raro efecto magnético caen para su bolea, una pisada en el área de River en la histórica semifinal por la copa que concluye con un gol hecho con la bota de yeso y este domingo un gol de cabeza desde más de 40 metros del arco de Vélez (el último campeón).

En efecto, tal vez la explicación más racional nos la otorgue la teoría de las cuerdas: La teoría de cuerdas que básicamente afirma que todas las partículas son en realidad expresiones de un objeto básico unidimensional extendido llamado "cuerda" o "filamento". En el caso de Martín podríamos afirmar se trata de una Fibra, la Fibra del goleador, ese impulso mágico del “optimismo del goooollllll”...!

Paradójicamente para explicar al loco Palermo tenemos que recurrir a las cuerdas, pues hablamos de un jugador de una dimensión superior a la del común, superior al 3D, a los jugadores concebidos como punto partículas. PALERMO es banca y se la Banca.
De acuerdo con esta propuesta, un electrón no es un "punto" sin estructura interna y de dimensión cero, sino una cuerda minúscula que vibra en un espacio-tiempo de más de cuatro dimensiones. Un punto no puede hacer nada más que moverse en un espacio tridimensional. De acuerdo con esta teoría, a nivel "microscópico" se percibiría que el electrón no es en realidad un punto, sino una cuerda en forma de lazo.
Un lazo que nos une afectivamente a él.

Una cuerda puede hacer algo además de moverse, puede oscilar de diferentes maneras. Si oscila de cierta manera, entonces, macroscópicamente veríamos un electrón; pero si oscila de otra manera, entonces veríamos un fotón, o un quark, o cualquier otra partícula del modelo estándar. Esta teoría, ampliada con otras como la de las supercuerdas o la Teoría M pretenden alejarse de la concepción del punto-partícula.

Palermo nos une al todo concentrado en el grito de gol.

Sus seguidores consideran que la teoría de cuerdas es la mejor candidata para convertirse en una teoría unificada o Teoría del todo, es decir, una teoría capaz de describir todos los fenómenos ocurridos en la naturaleza debido a las cuatro fuerzas fundamentales: la fuerza gravitacional, la fuerza electromagnética y las fuerzas de interacción nuclear fuerte y débil. Existiendo, también desde el campo de la física, detractores que la consideran pseudociencia por la imposibilidad de falsarla y dado que, pasadas tres décadas desde su postulación, no ha sido posible aportar prueba experimental alguna que la avale.

Hernán Cazzaniga con la ayuda de Wikipedia

Y para recordarlo, el video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios ofensivos (sobre todo los anónimos) serán borrados. Esperamos las historias de fútbol