19 dic. 2009

¿El mejor del mundo? o Una manga de pechos Fríos

Agónicamente Barcelona se quedó con la copa del mundo. Con un gol a dos minutos del final del partido logró prolongar la Final con Estudiantes y luego, con otro hecho con su Freezer, Messi marcó la victoria.
No hablaremos de justicia o injusticia. No son éstas categorías pertinentes a la hora de hablar de futbol. Tampoco de espectáculo, eso lo reservamos para la TV y los empresarios del show que están detrás de los negocios que genera el futbol.
Como bien dijo Verón el que quiera espectáculo que pague la entrada al teatro.
Lo agónico del triunfo de la Empresa Barcelona SA sobre la Asociación Civil Estudiantes de La Plata da cuenta de que no existe un guión previo en las confrontaciones futboleras y que no es solo cuestión de plata.
Más allá de la teatralidad que suponga el hecho de ser presenciado por espectadores, es justamente su carácter agonal lo que determina la naturaleza propia de este apasionate juego.
A diferencia del teatro donde los actores juegan sus roles para ser vistos, el futbol se juega para ganar, más allá de que pueda ser visto o más allá de que se sostenga económicamente porque es visto.
Todo el glamour de Guardiola y su ridículo chalequito onda tahúr, que más temprano que tarde tendrá su émulo misionero, y que, corresponde a ese orden teatral propio de los que piden espectáculo en lugar de fútbol pareció desconfigurarse ante lo que parecía hasta el minuto 88 una derrota.
Toda la verba esteticista se atragantó luego del bochazo de Boselli durante un buen rato, tal vez buscando argumentos para explicar a los reporteros. El final, los festejos mostraron nuevamente lo que realmente le gusta a la gente, mostró digo por donde pasa la emoción.
Recién cuando se sacaron la careta de la disimulada compostura (costosamente disimulada por cierto), en ese llanto que sirvió de desfruncido festejo asumió guardiola el espíritu de un futbolero. Ya no era teatro, lloró en serio, como Falcioni una semana antes, aunque sea más fiero.
Y, si con lágrimas emocionadas festejaron al final el triunfo alcanzado con un pechazo con frigorías. Congelaron la ilusión de los de La Plata.
Ahora vendrán a hablar de futbol lírico, reserven eso para la gilada que pretende ir al fulbo como quien va al teatro. Nosotros hemos visto una careta menos.
Hernán Cazzaniga

1 comentario:

  1. SOS HORRIBLE HERNAN...
    Queres justificar el juego de Falcioni.

    Por suerte hay millones que piensan que en futbol quien juegua mejor, tiene mas posibilidades de Ganar. Por lo mostrado Estudiante Se aferró a FALCIONI de Banfield. Son campeones, para la estadistica x po que nadie se acuera de Vos..

    Por eso Barcelona, demostro que cuando uno tiene la pelota, hay que jugarla...

    Hernan...A vos no te hace falta Heladera en tu casa con vos SOBRA.

    GUARDIOLA..........

    ResponderEliminar

Los comentarios ofensivos (sobre todo los anónimos) serán borrados. Esperamos las historias de fútbol