27 nov. 2009

¿Es caro el amor?, ¿es cara la emoción? ¿Y qué?







Hoy quiero compartir con Mundo Redondo una vivencia única que me tocó vivir hace apenas unos días, un domingo cualquiera, justo antes de que en el programa se planteara el tema sobre el fútbol abierto para todos, y la nueva ley de medios.-

Eran las 18 horas cuando llegamos a la chacra de Pato, en Colonia Mártires distante 86 km de Posadas, en el medio del Monte Misionero. Demás está decir que la única forma de acceder al fútbol por esos lares es a través de la radio. Faltaban minutos para que se iniciara un partido de Boca. 

Llegamos a la chacra, ni los perros salieron. Llegamos a la casa. La familia no estaba en Mártires, y aquí va lo más importante, ¿adónde fueron?


Se fueron todos con Pato a la bombonera. La imagen resultó emocionante.  En   una habitación de su casa, más precisamente la habitación matrimonial, estaba el televisor y sobre la cama de dos plazas  estaban, desde la bebe de tres meses, los varones fanáticos al igual que su padre, las hijas y la mamá acompañando y disfrutando de tal acontecimiento.

Así  nos recibieron:  “no estamos, estamos en la cancha”.
Y con este simple relato lo que quiero rescatar es la posibilidad que existe hoy de vivir esta experiencia de integración y unidad familiar en torno a un hecho cultural que expresa el sentir de millones de argentinos, que de no ser por el “futbol para todos” nunca hubieran podido hacer estos maravillosos viajes al lugar de sus sueños. 

Y cuántas familias  disfrutan de la misma posibilidad  a lo largo y a lo ancho de nuestra patria !!!
Y el ¿ y qué ?  significa mucho. Por fin en los lugares más lejanos de los centros de poder los seres humanos, familias completas también pueden darse el gusto y el placer de disfrutar de un partido de fútbol del cuadro del que son fanáticos. 

Y el ¿ y qué ? tiene un costo, claro que tiene un costo, pero ese costo hoy es denunciado por quienes han sido afectados en su comercio, quienes siempre han sacado provecho del negociado.


Pero… y todos los gastos que se realizan inútilmente?, sin generar ninguna reunión familiar  y de amor como este que termino de contar.
Bien vale la pena esa respuesta y QUE…!

26 nov. 2009

La POLÍTICA de Clarín






Veamos, una de las frases que rodó en la mesa de Mundo Redondo el lunes 23, fue que había que dirimir la relación de fuerzas entre el Grupo Clarín y el Gobierno. También se dijo que esa pelea debía dirimirse de "forma personal". 


Como si la oposición entre ambos no afectara a la sociedad en su conjunto, como si se tratara apenas de una cuestión entre una "facción política" que hoy ocupa el gobierno y un medio.


Hasta ahí el análisis fragmentado al parecer incapaz de ver que no existe acción que no se enmarque en una identidad política e ideológica, palabrita venida a menos como ninguna en las épocas liberales.


Una acción de gobierno se para en una base ideológica que decide cada uno de los pasos a dar, lo cual obviamente afecta a todo el país, y -verdad de perogrullo- a cada uno de nosotros, acordemos o no acordemos con tales pasos.


Lo que es una falacia en todas sus formas es la idea de que un medio de comunicación NO se para también en otra -o la misma- base política e ideológica. No se descubre nada al decir que ningún periodismo es objetivo y que todo relato de la realidad se hace desde algún enfoque, que jamás es omnímodo.


Esta es la esencia de todo relato, y el periodismo no es más que eso, una manera de relatar el mundo, y da lo mismo -en principio- el tamaño y alcance del medio. Solo en principio, porque un medio que se multiplica al punto de abarcar los miles de kilómetros de un país replicándose en cada una de las sucursales que puede conseguir de acuerdo a sus posibilidades económicas, no adquiere multiplicidad de opiniones o voces, muy por el contrario lo que hace es uniformar la misma y única visión que se imparte desde su poderosa unicidad.


Ni falta hace remitirse a las pruebas, no hay rincón del país en el que no se sepa lo que sucede en Buenos Aires, y Buenos Aires tiene tanto para mostrarse a sí misma que no hay manera de que registre lo que sucede más allá de sus fronteras.


Lo que no se puede perder de vista es que esa visión unívoca de la realidad contada por los medios poderosos, es siempre POLÍTICA, siempre IDEOLOGICA. Como no debe soslayarse tampoco que aparentar objetividad es de las peores maneras de hacer política, porque permtirá siempre el discurso acomodaticio de la conveniencia.


Ese discurso acomodaticio se construye con frases hechas y repetidas no hasta el cansancio, sino hasta el logro de la inculcación alevosa de creencias fragmentarias. "La política es mala", "no hay político honesto", "atropello a la libertad de prensa", "caos en la 9 de Julio", "dramática inseguridad", y un número importante pero no infinito de epígrafes de situación que tienen el objetivo de pretender que se informa cuando lo que de verdad se hace es aturdir la capacidad de análisis de una gran masa de personas. 


El vértigo de la realidad cotidiana se acelera a golpes de efecto, y con ese ritmo es difícil hacer la pausa que permita ver quién dice qué cosa, ver qué dicen otros, confrontar el titular de la "tele" con lo que dice la calle y también la historia. Eso lleva tiempo, y hoy se vive del hoy... el pasado, dicen algunos, está para ser olvidado y seguir...


¿Cómo sería nuestra vida, mi vida, si de repente un golpe de dibujo animado nos dejara sin memoria? Yo no sabría quién fui, ni para dónde iba, y tal vez todo dato de otros sobre mí me sonaría sospechoso, tampoco tendría parámetros con los cuales medir la verdad de todo aquello que me dicen... Y si además unos pocos se encargan todo el día de decirme siempre la misma cosa sin más aval que la repetición, ¿en qué me convertiría?




Ese es el sujeto social construido por los monopolios mediáticos: un amnésico aturdido sin tiempo para averiguar quién es y qué quiere, qué le gusta, qué sueña, qué es verdad y qué es mentira. Un amnésico consumidor de cualquier cosa que suponga lo hace un ser real y no habitante del desierto de la virtualidad.


Ese consumidor pasivo es el objeto de todo el periodismo que defienden personajes como Elisa Carrió, cuando dice que es el dinero el que permite la independencia periodística. Idéntico argumento esgrimido cuando se dice que Julio Grondona "con dinero, siempre va a ser presidente de la AFA".
Ergo, Clarín "con dinero siempre va a ser dueño de las noticias". Y un medio periodístico que es un pool económico gigante tiene un único interés en el bien, que no es común sino bien propio.


Cada una de las cientos de empresas que conforman el Grupo Clarín incide directamente en la vida de millones de argentinos, y ninguna de esas empresas está movida por la sensibilidad humanitaria que pretenden los titulares de sus diarios cada vez que repiten "bronca y dolor", "dolor e indignación". 




Por eso no es inocente ni mucho menos desinteresada y objetiva la política periodística. Tal vez el único inocente sea el amnésico aturdido, tratando de pensarlo con la mayor objetividad de la que soy capaz...


Y por eso es necesario todo este debate, porque lo que está en juego, y hoy más que nunca en bienvenida exposición, es la relación política en las acciones públicas.


Porque son acciones públicas tanto las del gobierno como las de los medios de comunicación que forman opinión a lo largo y ancho del país. Tan públicas como las que emitimos desde este blog.






Silvia Machado

¿Cuál es?



La publicación de Martín García ¿Y qué?, la entrada que escribí a propósito de la charla sobre medios, con tono de crítica a la concepción neoliberal imperante: esa que constituye el sentido común de ciertos sectores preocupados por el costo de los derechos de televisación; trajo aparejado cierto clima de debate en en el estudio de LT17, como se ve en el videito y en la serie de comentarios que se incorporaron a la nota.


Al respecto diré que la batalla cultural esta planteada y hay que darla en todos los ámbitos para volver a hacer obvio lo que alguna vez lo fue.


Digo: si costó tanta fuego y sangre desmontar en la Argentina las bases de un Estado que, desde la década del 40 instituyó y extendió nuevos derechos, contruyendo ciudadanía con criterios de equidad, fue en gran medida porque la conciencia del Derecho a tener Derechos se había arraigado poderosamente en los sectores populares. Tanto que ni las 2 décadas de proscripciones y resistencias, ni la imposición de políticas liberales habían logrado desmontar un conjunto de instituciones que conformaron el sistema de protección social.


En este sentido vale recordar que en 1949 se estableció la gratuidad de la educación universitaria, en estos días se celebra un nuevo aniversario.
Esta medida enmarcada en el contexto de inclusión de millones de familias al mundo laboral y a la ciudadanía política formó parte de la batería de acciones (costos diría el gorilaje indignado) que dieron lugar a trayectorias sociales ascedentes. A la aspiración de que la siguiente generación viviera mejor que la anterior.


De a miles hijos de obreros que no habían alcanzado la escolaridad primaria tuvieron la oportunidad y la posibilidad concreta de cursar estudios universitarios. Un derecho más hasta entonces reservado para los que tenían el codificado.


Insisto esa conciencia ganada en los años de construcción del Estado de Bienestar y en el período de la resistencia fue derrotada a sangre y fuego en los 70 y aniquilada en los 90 cuando se consolidó el ideario Neoliberal (aquí y en el mundo) con las consecuencias que se fueron gestando en esos años y estallaron entre nosotros en el 2001 y que continúan hoy como los desafíos a superar (pobreza, desempleo, inequidad regional, desigualdad social....) o las que viven el resto de los países y que se hicieron palpables con la exploción de la burbuja financiera este año.


Pero volver a montar un estado de derechos (en plural), implica desmontar la ideología que justificó su desguace. La creencia en que la mano invisible del Dios mercado proveería a cada quien lo que necesita por simple efecto del derrame de las riquezas que una economía liberada de las presiones de un Estado "deficitario" podría lograr. (lo lamento pero no funcionó así, ni nunca funcionó). Las manos invisibles siempre embolsillan para el mismo lado, para el lado de la concentración: esta en la lógica Das Capital.
Volver a montar un estado de derechos implica que se vuelvan a imponer valores de solidaridad y justicia.
Sin dudas medidas como la restitución de los Fondos de previsión social (ANSSES) y otras tan resistidas contribuyen a construir el camino.


Es patético escuchar los argumentos de esta resistencia neoliberal que va del balbuceo de la palabra caja (con K) o clientelismo u otras que esa esloganista profesional, la Carrió (como antes Neustadt) y otros logran instarurar como dogmas de FE en ciertos sectores medios, con el concurso de los multimedios para oponerse ideologicamente al cambio de rumbo.
Pero más patético que escuchar sus pobres argumentos economicistas son sus encendidas e hipócritas preocupaciones por "la Cultura", que ahora resulta se ve amenazada porque el futbol le quita el lugar en la grilla de la TV pública.


Como dice Miguel Auzoberria en su comentario a la entrada anterior: "Hoy se preocupan por el destino de "los siete locos", "el refugio de la cultura", "filmoteca", "historia presente", "la vida es arte",las series de documentales históricas, etc... excelentes programas que no tendrían cabida en la televisión privada, plagada de bailes, realitys, chismerio, y demás cuestiones de mal gusto.
Nunca antes un programa de canal 7 mereció una sola linea, pero ahora resulta que como el fútbol gratis altero la programación es un dato mas de lo "poco que le interesa la cultura a este gobierno"
Estos que se rasgan las vestiduras son los mismos que durante el menemato, no decían ni mu, sobre sofovich cortando manzana en la televisión estatal..."

 
Tal vez,  "los siete locos", "el refugio de la cultura", "filmoteca", "historia presente", "la vida es arte", las series de documentales históricas, Capussotto y otros deban agradecerles a la televisación del futbol por el 7, que los haya puesto en las preocupaciones de esta gente linda que habitualmente transita los estudios de Tinelli y más que eso que haya posibilitado que televidentes futboleros se estacionen un rato más a apreciar los programas del canal estatal.


Que quede a cuenta de beneficio la migración de televidentes y aunque no fuera así: el punto es que ahora podemos decidir ver o no ver fútbol Todos. ¿Y qué?





Hernán Cazzaniga




23 nov. 2009

Martín García ¿Y qué?









El viernes pasado estuvo durante apenas 15 minutos charlando con nosotros Martín García, el de la Oesterheld. Militante que desde hace años viene bregando por multiplicar las voces en el éter, alentando el desarrollo de las radios comunitarias. Participando activamente en la construcción de las fuerzas que impulsaron la nueva ley de medios audiovisuales.



Bastaron esos quince minutos para escuchar de su boca una respuesta/pregunta: ¿Y qué?



¿Y qué? Fue la respuesta del invitado al recurrente planteo acerca de lo que le cuesta al Estado cada partido de futbol televisado ahora que es para todos.



Con reminiscencias noventistas uno de la mesa comentó que cuesta Dos palos verdes e inmediatamente y frente a este planteo economicista resonó el esclarecedor ¿Y qué?



¿Cuántas veces más deberíamos decir “¿Y qué?” con desprecio-didáctico por los que les ponen precios a los derechos?



Ok, reclamémosle a los administradores del Estado que sean eficientes pero asumamos entre todos los costos de tener la oportunidad de disfrutar nuestros derechos. En este caso a ver fulbo, o tener conexión aérea, o a una jubilación digna, o a la asignación universal o a…







¿Cuántos ¿Y qués? más deberemos, entonces, proferir para arrebatarle al sentido común las falacias impuestas por tantos años de prédica neoliberal? ¡Tantos años de aceptar qué solo mereces lo que podes comprar en el mercado y sino disfrútalo por diferido como el pibe que mira desde la vidriera del restaurante la comilona que se da el bacán!



Hernán Cazzaniga

22 nov. 2009

Reportaje a Claudio Morresi, publicado por Revista Zoom






“El Estado es el verdadero sponsor del deporte argentino”


Por Marcelo Telez y Roberto Koira

El ex futbolista, reconocido por su militancia política, defiende la actuación oficial en el desarrollo del deporte y reivindica su función social. El emocionado recuerdo de su hermano desaparecido.

A diferencia de sus antecesores, el actual secretario de Deporte de la Nación fue un referente del deporte argentino pero además lleva impregnada una de las banderas fundamentales de este gobierno: la defensa de los derechos humanos. Con un hermano desaparecido, Claudio Morresi, el ex volante de Huracán, River y Platense tiene una visión diferente. En diálogo con Revista ZOOM deja muy en claro que el deporte es un bien social, que funciona como integrador de las personas y que pertenece a todos los argentinos por igual.



—¿Cual es tu visión sobre el deporte social, ya que tuviste experiencia como colaborador del polideportivo de la Villa Los Piletones?



—Dentro del plan nacional existe el deporte social. Hay tres planes: el deporte de alto rendimiento, de desarrollo deportivo y el de deporte social. Quisimos tenerlo muy firmemente incorporado dentro del plan nacional de deporte y por eso cuando lo lanzamos contamos con la presencia de la Presidenta, para darle un fuerte contenido de política de Estado. El deporte social en síntesis es el derecho que tiene todo argentino, viva donde viva y tenga la condición social que tenga, de acceder a la práctica deportiva o a la actividad física. Hoy están sumamente demostradas las mejoras que produce en el organismo la actividad física. Para lograr la igualdad de oportunidades el Estado debe trabajar con los que lo necesitan para que puedan desarrollarse. Así se implementan programas dentro del plan nacional de deporte social para la masividad, es decir para poder llegar a todos. El deporte es muy atractivo para ciertos personajes de la política, pero la realidad es que son pocos los que nos dan las herramientas para poder trabajar. Y esto fue lo que hizo este gobierno. Está muy claro, más allá de las palabras, que hay acciones concretas: se cuadruplicó el presupuesto, se crearon programas masivos de deporte como los Juegos Evita y el programa Nuestra Cancha y el apoyo a clubes barriales, son programas fuertemente vinculados con la mayoría de nuestro pueblo. Hay frases que hablan sobre los valores y la importancia del deporte y en eso nosotros decimos que los valores van deacuerdo a la visión ideológica que tenga cada uno. En la Alemania nazi el deporte tenía valores y objetivos, lo mismo lo tuvo la dictadura y después el neoliberalismo con otro tinte ideológico. Por eso, nosotros queremos trabajar con los valores del deporte que tienen que ver con ser solidario, esforzarse por el otro, trabajar la voluntad, el compañerismo y esto está contemplado dentro del plan nacional que llevamos adelante.



—El valor del deporte para el neoliberalismo pasa por una cuestión individual y no colectiva.



—Y muy vinculado al espectáculo deportivo y no a la participación de la gente. Se centra en el esfuerzo individual para llegar a la victoria y no importa el cómo, ni la forma ni a quién tengo que dejar atrás.



—¿Cuál es el objetivo del Congreso Nacional de Deporte Social?



—Lograr que el conocimiento, el trabajo del territorio y el accionar institucional puedan ir en forma paralela y conjunta. Por un lado, muchas veces está el conocimiento y los que lo bajan desde lo pedagógico y universitario tienen muy poca acción real en la cotidianeidad de nuestra sociedad. Por otro, está hacer cosas en el territorio y la acción gubernamental, que muchas veces no tiene en cuenta estas dos situaciones. La síntesis es el accionar conjunto del conocimiento, el trabajo en el territorio y el área gubernamental que lo lleva adelante o que acompaña, para poder plasmarlo e intercambiar experiencias. Así baja el conocimiento, sube la acción territorial y el día de mañana todos estaremos más capacitados para estar al frente en cada área.



—¿Qué balance me podés hacer de los Juegos Evita?



—Los juegos siguen teniendo el mismo espíritu de Carrillo y Eva Perón en los ‘40. Nació como un instrumento en salud, inclusión e integración y nosotros seguimos tras esas banderas. Cuando los chicos participan en un juego masivo, deben tener sus estudios médicos y si les falta alguna documentación el Ministerio del Interior le soluciona el problema. Y cuando van pasando la etapa municipal o provincial y llegan a la final, ahí también está Cultura y Derechos Humanos. Como nos gusta decir a nosotros, ahí está el Estado abriendo sus brazos para contener, construir y dar respuestas a los jóvenes. Desgraciadamente no tienen la visibilidad que merecen en Capital Federal y el desarrollo no es el ideal, ya que es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad. Pero hay provincias que tienen un trabajo muy importante con casos y anécdotas maravillosas. Chicos que han clasificado los han declarado ciudadanos ilustres en un municipio de Salta. O en Catamarca, que para ir a jugar de un pueblo a otro cruzaron un cerro a mula. O también cómo se descubrió que chicos que se creía que tenían cierta discapacidad irreversible, con los estudios se comprobó que no. De estos casos hay más de cien. Entonces los Evita siguen cumpliendo esa función. Todo eso muy unido a la felicidad de la gente y de los padres y abuelos y que son recuerdos que quedan grabados para toda la vida.



—Hace poco terminó el Congreso Nacional de Deporte Escuela y Formación, ¿cuales han sido los ejes del mismo?



—Esto tiene que ver con un área que depende del Ministerio de Educación, pero como nosotros de alguna manera creemos que es tan importante el deporte en la escuela y también estas asimetrías que todavía existen en nuestro país de muy diferentes que son nuestras provincias y nuestras regiones. Queremos que el conocimiento circule para los profesores que trabajan dentro de las escuelas y para el resto del personal.



—¿Qué planeamiento hay de cara al Deporte Amateur? ¿Cuáles son los objetivos para Londres 2012?



—El Plan de Desarrollo detecta chicos en los Juegos Evita o que participan en diferentes Federaciones. Pueden ser de alguna manera apoyados a través de becas, a través de creación de pequeños Centros de Desarrollo Deportivos Provinciales. El Estado es el verdadero sponsor del deporte argentino. Acá la actividad privada brilla por su ausencia, cuando se trata de hacerlo crecer y que este chico pueda el día de mañana ingresar a una Selección Nacional. Cuando ingresa a una Selección Nacional ahí está el Plan Nacional de Alto Rendimiento, para poderle permitir a través de sus viajes al exterior del país para competir, para comprar equipamiento deportivo, con obras de infraestructura deportiva, lo hagan llegar a Londres 2012 de la mejor manera. Después habrá medallas o no habrá medallas, serán cuestiones del deporte en sí. La labor del Estado es darle a esta élite del deporte lo mejor para desarrollar su potencial.



—En la actualidad en la Cámara de Diputados de la Nación se está tratando el Proyecto de Ley de creación del Ente Nacional del Deporte.



— Una diputada presentó este Ente Nacional de Desarrollo del Deporte de Alto Rendimiento, que se financiaría a través del 1% de la venta de los abonos de celulares, lo que según los números que se han hecho sería de alrededor de cuarenta centavos por mes, ya que el consumo promedio es de cuarenta pesos, con los que cada argentino contribuiría al desarrollo del Deporte Olímpico. Este ente estaría formado por el comité Olímpico Argentino y por la Secretaría de Deportes de la Nación. ¿Qué le permite al Estado en este caso, a la Secretaría de Deportes? Tener una herramienta importante y dinámica. Cuando contás con un Ente, con los controles correspondientes, los tiempos se reducen rápidamente. Entonces el deportista que necesita la canoa para ir a competir a tal lugar, no tarda el tiempo que necesita el Estado para comprársela, siempre con el riesgo de que no se presente nadie a la licitación o que sea observada por alguien y después todo vuelva para atrás. Y lo otro es que, por más que algunos están diciendo algo que no es real, para llevar adelante la política, las acciones que se hagan dentro de ese Ente, se necesita sí o sí el acuerdo de los integrantes de la Secretaría de Deportes. Así este Ente es una herramienta más que tiene el Estado argentino para llevar adelante la política de Alto Rendimiento Deportivo, y a su vez el presupuesto de la Secretaría de Deportes quedaría liberado en un 90 % para el Deporte Social.



—Hace pocos días se trató de declarar la inimputabilidad de Emilio Massera. Conociendo tu historia personal ¿qué reflexión te merece? (NdR: Morresi tiene un hermano desaparecido)



—Nosotros lo que hemos buscado desde siempre fue Juicio y Castigo, Cárcel Común. Este es un caso muy especial, porque si existe esta situación, que si verdaderamente es real como así pareciera, creo que nos tenemos que manejar de acuerdo a la ley o a lo que está reglamentado. Me parece que Emilio Massera está condenado, castigado y tendría que estar en la cárcel. Es cierto que si tiene una situación como la que pareciera que presenta creo que nos tenemos que abocar a lo que dicen las reglas, las normas. Tal vez se me escapa una forma de poder razonar esto, ¿cómo hacés ante una persona que es un vegetal o que está tontamente imposibilitado de hacer nada? Quiero remarcar que nosotros peleamos y seguimos peleando por el juicio, por la condena y por la cárcel común.



—Como futbolero y familiar de un desaparecido, cómo fue tu vivencia en la época de la dictadura con respecto al secuestro de tu hermano y el Mundial ‘78.



—En el ‘76 mi hermano desaparece un viernes y yo el sábado tenía que jugar en la novena de Huracán y había una situación de intranquilidad en la familia. Fue un partido contra Platense y viene un tío y me grita del alambrado: “Claudio, mirá que Norberto ya vino”. Yo seguí jugando, ganamos, hice un gol y después del partido me dijeron “te lo dijimos para que te quedaras tranquilo”. Eso me quedó grabado, tenía 13 años.



Lo del Mundial ‘78 fue algo muy gráfico, esa contradicción de estar en la inauguración del Mundial en la tribuna de la cancha de River con un tío mío, y yo estaba ahí escuchando a Videla dar su mensaje al mundo, sin poder hacer ni decir nada porque estábamos rodeados de policías. Eso de estar ahí porque iban a estar jugando los cracks del mundo y yo quería ser jugador de fútbol como ellos, y por otro lado escuchar el discurso de un asesino y quedarme callado, sin saber qué había pasado con mi hermano, fue una cuestión contradictoria que mucho tiempo de mi vida estuvo siempre alrededor mío.

17 nov. 2009

VICTOR HEREDIA: “Un café, una charla, una emoción…”


VICTOR HEREDIA:

            “Un café, una charla, una emoción…”
























    ----Todavía cantamos,

                        Todavía Luchamos,

                               A pesar de los golpes,

                                              Y de nuestros caídos,

                                                            La tortura y el miedo,

                                                                      Los desaparecidos,

                                                                              …no nos han vencido…










        Sí “Negro”, no pudieron vencernos aquellos que en la década del ‘70 intentaron llenarnos de miedo, entonces mucho menos podrán vencernos estos que con sus lujos y su glamour se escudan en los medios de comunicación generando una psicosis colectiva con el tema de la inseguridad….



     De esta manera empieza nuestra charla en un hotel céntrico de Posadas, minutos antes de subir al escenario del Anfiteatro “Manuel Antonio Ramírez”, en el marco de una nueva edición del Festival del Litoral.



     Llamamos al mozo, pedimos café y mientras nos traen, El Negro me dice lo que más tarde diría en el escenario ante más de cinco mil personas, “estos personajes solamente se ocupan y tienen miedo de la inseguridad de los ricos, pero no se ocupan ni les preocupa la inseguridad de los pobres”.



La inseguridad del futuro, de no poder y no saber si mañana tendrán un plato de comida,  la posibilidad de estudiar o dormir bajo un techo, y termina diciendo “esa inseguridad, te aseguro que sí es angustiante”.



    Nos traen el café, entonces nos ponemos hablar de fútbol, me cuenta que es hincha de BOQUITA, a pesar de que su padre era de Racing y que por ahí muy de vez en cuando todavía juega y se prende en algún picado con los amigos como para despuntar el vicio.




    Le cuento que cuando la “Negra” vino a Iguazú en el año 2002, en la conferencia de prensa manifestó que sus únicos amigos eran Charly García y Víctor Heredia, entonces percibo una sonrisa en el rostro del “Negro” y me cuenta que para él era mucho más que una amiga y que aun hoy visita la casa del hijo y se mete en el cuarto de Mercedes, como queriendo encontrarla o encontrar algo de la “Cantora” que le haga más fácil su ausencia.



   Me fijo en la hora, y fíjense qué paradoja era yo el que estaba apurado porque tenía que ir al Festival y subir al escenario con el Pato García, que iba a interpretar el tema que tengo con Antonio Tarrago Ros “Che Alma Misionera”, entonces le digo que le costaría ganarse al público después de mi actuación, por supuesto nos reímos de mi exabrupto y me cuenta que la primera gran ovación la tuvo en el Festival del Litoral, vuelvo a mirar el reloj, le pido perdón, quedamos en seguir la charla en otro momento y salgo disparado hacia el Anfiteatro olvidándome quizás que tenía que recitar ante cinco mil personas  por primera vez y con las ansias de que llegue el momento de la actuación del “Negro” y perderme entre esas cinco mil almas y disfrutar de la magia de su canto…





  Isaac Sevi





16 nov. 2009

TUYUTI 50 AÑOS:




Recuerdos, música y emociones.


…Y sí, la gran familia de Tuyutí de Apóstoles en la noche del sábado fue protagonista de una velada mágica en las instalaciones de la Expoyerba de la ciudad de las Flores.


En la previa a la cena y mientras nos acomodábamos empezaron los abrazos y el ¡Viste quién está!, y si, por ahí estaban, Carlos Quiroz, el 1er Presidente del Club en el año 1959, su hermano “Chito”, quien fue el que le puso el nombre al Club en homenaje a Mitre, y sí, lo escucho pero no estoy de acuerdo, porque la Batalla de Tuyutí fue la más sangrienta batalla en la guerra de la Triple Alianza:




“El campo de Tuyuti, emerge en las pantanosas márgenes del lado paraguayo a la manera de una isla entre un mar de esteros, en la frontera con Corrientes, el plan de Solano López consistía en encerrar a los Aliados en la ratonera de Tuyutí y derrotarlos en una sola batalla, sin embargo en esta guerra fue diezmado más del 50% de los hombres del Paraguay.

Entonces cómo estar de acuerdo con “Mitre”, sin embargo eso no quita el sentimiento que siento por el Club, no así por su nombre.

Pero bueno, sigamos con la fiesta de los 50 años y con los recuerdos de una noche mágica.

Recuerdos:

Compartimos la mesa con “Rabito” Armoa, quien jugaba de marcador de punta en la década del 70, Coco Yakuloski, quien nunca jugo al fútbol en Tuyuti, pero siempre estaba con nosotros, sobre todo cuando cada fin de año “Pulga” Coqui Dos Santos, venia en los meses de verano.









Sigue la noche, empiezo a recorrer las mesas y siguen los recuerdos, me encuentro con “Papi” Cañete, Mario Servin, “Luli” Gauto, los Hermanos “Héctor”, Miguel y “Chelo” Dos Santos, “Huevo” Gallardo y “Rubén” Castro, quien también fue jugador del “Tuyu” y según cuenta algunas veces jugó descalzo.










La noche se hace larga y siguen los recuerdos invadiendo la memoria, solamente despejada por un instante por la música.




La Música:

De “Miguel” Dos Santos ex jugador del “Tuyu”, acompañado de sus hijos, y los “Tangos” y













“Baladas” de “Erika” Gómez y Raúl Guerrero, buena música que fue preparando el terreno para las emociones;








Emociones;

Que siguieron en el escenario cuando empiezan los reconocimientos, reconocimiento al 1er Presidente del Club y a todos los Presidentes que le siguieron en las funciones, luego vinieron las palabras del actual Presidente “Bengoa”, y el momento más importante el de las plaquetas a los Subcampeones del Torneo Provincial y que ganaron una plaza al torneo del Interior del año 2010.





Y si, fue una noche maravillosa, una noche de recuerdos, pero por sobre todas las cosas, una noche de profundo sentimiento, como dijo “Luli” Gauto y tiene razón “TUYUTI” es un SENTIMIENTO.






Isaac Sevi

Esto nos escribió Maurizio Cazzaniga el viernes

hola,
os estoy escuchando.
Ojo a no utilizar palabras como TROMBAR.
Ademas los Campeones del Mundo hasta el proximo
junio somos nosotros: los AZZURRI.

Los idolos se tienes que buscarlos en Italia!!!!!!!!!
De vez en cuando teneis que acordar eso a vuetros
amigos de la radio.

Y empujar para que que mi amigo Jose Luis entrene de nuevo un equipo....
Un saludo a todos.

Maurizio

9 nov. 2009

Se Buscan “ÍDOLOS”




---Dónde estarán, los futuros forjadores de sonrisas en el entramado social de las tribunas futboleras.


---Dónde estarán aquellos que con solo hacer un caño, tirar una rabona o hacer un pase que va camino al gol con ojos en la espalda, provocan el delirio y el grito en conjunto de sesenta mil gargantas.

---Dónde estarán los que vendrán con la tarea de hacernos olvidar por un instante de “Riquelmes” — “Ortegas” — “Tevez”—“Palermos”— del “Mellizo”— del “Dios del Fútbol”, en fin, de aquellos que ya no están o se están yendo.


“Entonces qué nos queda a los que somos de la mayoría que tenemos la costumbre de ser fieles seguidores de aquellos que nosotros idolatramos, repito qué nos queda cuando vemos que el cercano horizonte futbolero está vaciado de “Ídolos”.


¡Dónde están los ídolos!


---Fijate qué paradoja aun aquellos que sin jugar al fútbol pero su sola presencia hacía delirar a la tribuna, tampoco están: “Carlitos” Monzón, en la cancha de Unión de Santa Fe.










— “Ringo” Bonavena, en Huracán,











 
-- El "Mono” Gatica, en Avellaneda.


---Será que tendremos que acostumbrarnos a los estadios vacíos de ídolos, al fútbol convertido cada vez más en un trabajo, al choripán sin gusto, al vino bueno que no te hace delirar y no te encurda, a las facturas sin crema de la tarde, al sexo sin amor y a las camisetas de fútbol sin nombres en la “espalda”.



Isaac Sevi

5 nov. 2009

El yo, el otro, el nosotros o la civilización & la barbarie


Interesante la recuperación, en el artículo de abajo, de Jauretche para pensar en la universalidad de su concepto de zoncera con el cual describió tan bien don Arturo las concepciones sociológicas y políticas de un sector importante de la sociedad argentina. (O mejor en la occidentalidad o la europeización del concepto del buen civilizado vs el bárbaro, feo, sucio y malo por naturaleza)

Sin dudas la idea del otro como gustaba escribir Borges, esa pavada de la cual viven los antropologos, es ciertamente universal, allí donde un grupo afirme un nosotros siempre será por contraste con un otros. (no hay otra manera, porque esa noción se construye en relaciones, historicamente dadas, no por esencias, universalmente establecidas o naturales: No existe la esencia del guaraní, del Boliviano, del argentino, del italiano, del gay, del bostero o de los villeros, del peroncho, del marciano).

El otro es siempre ese que se nos ofrece como espejo para forjar nuestros propios mitos. (Mención en homenaje a Levi Strauss que acaba de morir a los 100 años)

 Europa necesita mentar al bárbaro, para mentarse a sí misma, justificar su pasado -nefasto y glorioso, su presente -incierto y desigual- su futuro -amenazado y temido-, como ahora lo hacen cietos sectores sociales frente a nuevos actores sociales como los piqueteros en nuestro país.

Al definir nuestra identidad (o mejor nuestras identidades), siempre decimos quienes somos en contraste con un ellos.
El chiste de la identidad es precisamente ese. Somos lo que no son los otros, o lo que nos diferencia de ellos, los que están frente a nosotros, del otro lado de la frontera simbólica)

Esta lógica es universal, como lo es la actitud etnocéntrica de juzgar a los otros desde los parámetros de nuestro grupo.

En el caso de las naciones modernas desde las normas (casi escolares, casi mediáticas) que imponen los grupos dominantes, que de ese modo logran reducir las diferencias a un orden entre lo puro, lo legítimo -obviamente lo de un nosotros definido desde esa posición de poder definir quiénes somos y quiénes son- y lo impuro, lo ilegítimo, en general el extranjero, el sudaca hoy en Europa, el gringo a principios del Siglo XX o el bolita a fines del Siglo XX, o el cabecita negra de Corrientes o de Santiago del Estero que puso las patas en la fuente en el 45, en nuestro país.

¿En el de quien? ¿En el de los grupos prehispánicos? ¿El de los españoles? ¿El de los oligarcas que exterminaron a los primeros? ¿El de los grupos que se reconocen descendientes de los aniquilados y hoy reclaman derechos territoriales y son acusados de terroristas?

¿Los hijos y nietos de los "laboriosos gringos" que vinieron con su laboriosidad y mansedumbre? ¿Los hijos y nietos de los revoltosos gringos que venían con sus ideas foráneas de justicia y revolución a los cuales se les aplicó la ley de residencia de Miguel Cané? ¿Los descendientes de los desheredados cuyas condiciones de vida describió a pedido de Roca (con tanto detalle que avergüenza  por su actualidad) el catalán Bialet Massé? ¿Los migrantes que estaban ahí, invisibilizados y un 17 salieron de carnaval? o ¿los que están trabajando bajo formas de esclavitud en un taller textil del Once?

Lo interesante es ver sobre qué mitos construye cada sociedad en cada época su propia imagen constrastativa.

Cómo esta distinción entre civilizado/bárbaro (originada en la Antigua Grecia) y resignificada por la Europa que en su expansión capitalista, montada en la idea del "Orden y Progreso" implantó un sistema colonial que aniquiló sociedades por doquier y hasta se dio el gusto de producir varios holocaustos en su propio seno y sobre todo en los otros continentes. Esa Europa que instauró sobre bases pseudocientíficas la idea de la superioridad racial como justificación de sus conquistas, etc.  Ahora se le cuela la noción de superioridad cultural.

Para que la alteridad, ese inevitable contraste con el otro no nos altere, debemos aprovechar la posibilidad de relativizar, es decir reconocer el carácter arbitrario y convencional de los valores y esquemas de percepción propios y ajenos.

Pero, ojo, el reconocimiento de las diferencias "culturales" que el reconocimiento de esos arbitrios implican no nos debe llevar a justificar o deslindar la reponsabilidad respecto a las desigualdades que la propia sociedad occidental, su régimen capitalista de relaciones de producción y consumo han instaurado globalmente.


Las migraciones a Europa son el efecto de eso.

Habrá que hacerse cargo de la fiesta neoliberal aquí y acullá sin la intervención de la UCEP.


Saludos a todos nosotros y a los otros.



 










Hernán



Ir a la página principal
El mundo  |  Jueves, 5 de noviembre de 2009
Opinión

Zonceras en el ciberespacio

Perdón don Jauretche que lo traiga a colación así nomás, ironía del destino que desde las Europas en el tercer milenio sus lúcidos análisis sobre la identidad nacional reaparezcan sobre el tapete, bueno, en realidad sobre un cibertapete.
El 2 de noviembre por la mañana el ministro de la Inmigración de Francia, Eric Besson, abrió oficialmente un debate nacional sobre la identidad francesa con la puesta en línea de un sitio en Internet: http://www.debatidentitenationale.fr
Allí todos los franceses pueden dejar sus reflexiones que irán siendo recogidas y discutidas hasta el 31 de enero. Seguidamente, una síntesis de todo lo escrito en el sitio y lo debatido en reuniones que se organizarán en las prefecturas con parlamentarios, organizaciones sindicales, docentes, alumnos, padres, representantes religiosos, etc., será presentada por el ministro durante un coloquio nacional que terminará el 4 de febrero.
El objetivo es, según dijo el ministro Besson, “hacer surgir acciones que permitan reforzar la identidad nacional francesa, reafirmando los valores republicanos y el orgullo de ser francés”.
La idea es muy buena, una novedosa conjunción de medios digitales y de participación ciudadana y fue calurosamente recibida: para después del almuerzo el sitio tenía ya tres mil contribuciones. El tema de la identidad nacional, que hasta ayer parecía un reliquia sesentista, estaba en todos los canales de televisión, diarios, blogs, reuniones de café y ambientes intelectuales. Es algo maravilloso, me dije, y me dediqué apasionadamente a leer los mensajes en el sitio y a escuchar debates en televisión y comentarios de las radios en vivo.
Ante la impactante recepción, en los ámbitos gubernamentales aceleraron los tiempos y empezaron a mostrar el cuchillo bajo el poncho: el Ministerio de la Inmigración decidió lanzar un debate que tendrá lugar el 24 de noviembre y cuyo tema central será el aporte de la inmigración a la identidad nacional, donde se proponen, entre muchas otras posibilidades, la institucionalización de un “contrato de integración republicana”, un “contrato con la nación” o incluso un “padrinazgo republicano” para los extranjeros que residan o deseen residir en Francia.
Cuando llegué a este punto en la lectura de la marea de contribuciones en el sitio oficial por parte de miles de internautas que critican la falta de civilidad de la vecina que lleva el velo islámico, del su-damericano que escucha música fuerte, del transexual que se maquilla demasiado o del rumano que, como todos saben, es ladrón, la novedad de la consulta social utilizando medios informáticos y presenciales fue dando lugar a una gran incomodidad, y entonces, del fondo de mis recuerdos argentinos se me apareció el viejo luchador, y le dije: Usted en su maravilloso Manual de zonceras argentinas nos decía que todas las zonceras (me perdone si las defino como conceptos socialmente instituidos más allá de todo sustento lógico o moral) nacían de una “zoncera madre”: la dicotomía sarmientina entre civilización o barbarie.
Por supuesto, hay quienes en el sitio aprovechan para recordar que la civilidad requiere la protección de desocupados, de los marginados y desprotegidos, de los desplazados de sus patrias, de los que sienten que la vida sin producir no tiene sentido y se suicidan.
Pero la fuerza de la dicotomía se impone, el debate ha abierto una caja de Pandora de cosas que estaban implícitas: tenemos como bárbaros a los negros, los musulmanes, los europeos del este, los sudamericanos, y ya que estamos, a las familias monoparentales y las no heterosexuales. Además, todos los que actúan y se preocupan por las discriminaciones en organizaciones o movimientos vienen acusados de “comunitarismo”, es decir, de hacer rancho aparte y no aceptar los valores nacionales y todo ello dentro de un discurso que dice que estos valores se deben unir a los principios republicanos de liberté, d’égalité, de fraternité.
La zoncera madre de todas las zonceras, de nuevo, sólo que ahora la discusión se amplió a nivel planetario: Identidad y civilizado como lo que es idéntico a mí y bárbaro o ajeno lo que no lo es... Gracias, don Arturo.
* Consultora lingüística y documental en Europa y docente online de la Cátedra de Tecnologías en Comunicación Social de la Facultad de Periodismo de la UNLP.
© 2000-2009 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados