31 ago. 2009

Perdón ….Lo mejor estuvo en las tribunas...


Calor, hambre, sed,
Hernán, Café, Isaac,
Y los colores verdes y blanco.
Sobre una tribuna pintada de azul y oro.

Un puñado de Gente con camisetas
Negras y amarillas en la tribuna más larga,
Que da sobre la Calle Neuquén,
Rezaba un cartel. Por ahí los visitantes.


Al son de una comparsa, a Tuyuti su gente alentaban
Por momentos ellos gritaban “Trajeron al equipo la hinchada
Donde esta” 10 personas eran mas que lo muchachos del
Alvarenga, ojo eso que era una Final.


A contra mano . El partido quedo en un segundo Lugar
Atención, dijeron en la tribuna Local.
Ahí vienen los muchachos del Tablón.
Y al ritmo de batucadas, aplausos, globos
Gritos y emoción los de la 12 hicieron
Su presentación.

“Brete, brete, brete, brete, brete brete”


Estribillo contagioso y pegadizo.
La historia era otra, ya no era una sola banda alentando a
Un equipo ahora el duelo era parejo.

Sin parar tocaron 10 ritmos los de Ashé
Aquellos que alguna vez jugaron su final
A orillas del Paraná y perdieron por goleada
A manos del “Progreso” ayer de nuevo
Juntos y unidos por los zurdos, tambores, platillos
Cajitas, panderetas, redoblantes y un equipo de
Pertenencia. La de su barrio. La de su Historia
La de ayer, la de hoy y las que vendrán.

No importa las distancias. Importa el sentimiento
Los muchachos en la cancha. La gente en las gradas
Las penas por unos instantes no existieron…
Si fue una fiesta. Alegría y Vida,
No importó el sueño, el hambre y la sed.
Importo ser parte de un todo esencial

Ayer hubo un partido de fútbol. Y no solo un partido más
Era una Final. Ah Gano el brete. Importa ¿?
Ayer gano la gente. Y yo que no soy del brete
Me fui contento, Agradecido por esos músicos
De tuyuti y de ashé que llenaron de acordes mis oídos
Gracias al folklore… la chipa dura.
A la mirada de esa chica
Y las fotos de Café
A los pantalones cortos de Hernán …..
Y a esos Oculos fuera de moda de Isaac,
Y Yo que quería glamour la Tuve...

No fue una tarde mas.
Fue la historia de la gente unidos por el “Brete”
Frente a cincuenta años de recuerdos.
De los Hermanos Quiroz. “Coqui” Dos Santos
Y tantos mas….




José Luis De Avellaneda

Tuyutí el Brete (partido de ida)

“Cuando el agua no puede tapar un sentimiento”




CLUB ATLETICO DEPORTIVO “EL BRETE”



“Cuando el agua no puede tapar un sentimiento”



Debo confesar que a pesar de ser fanático de Tuyuti de Apóstoles, me sentí conmovido en la tarde futbolera de Posadas en la cancha de Mitre por el gran acompañamiento de la gente de El Brete.

A pesar de ser del equipo al que estaban enfrentando en la final del torneo Provincial, no se me pasó por la cabeza siquiera un pensamiento de temor o de miedo al sentarme en la tribuna donde al ritmo de los Batuqueiros ASHÉ (de la A 4 , barrio de relocalizados) familias enteras alentaban al equipo de Rubén Runque y de Silvio Alvarenga, El Club Atlético Deportivo “El Brete”.

…Mientras en el césped (es un decir, tiene muy poco césped la cancha de Mitre) se disputaban la redonda en un ritmo vertiginoso y por momentos ásperos los veintidós protagonistas del partido, me fui alejando del juego futbolero y me fui internando definitivamente en el juego social del Brete y de su gente.

..Me fui sumergiendo en la historia del barrio y me encontré de golpe en aquellos tiempos de Clubes Náuticos, Balnearios y –Expoferias hoy ya inexistentes.

..Hay varias situaciones de abrir el marcador para “el equipo de la rivera” posadeña, sin embargo el primer tiempo termina sin goles.

…A pesar que de por si tengo una barriga bastante prominente, las chipas y el terere del entretiempo ayudaron al crecimiento y endurecimiento de la misma.

…Al comienzo del segundo tiempo corner de Hugo Troche y cabezazo perfecto de “Oreja” Espíndola…gol del Brete.

…Sin embargo en la tribuna soportando una temperatura de más de cuarenta grados al sol, la inmensa familia del equipo festeja fríamente.

…Seguramente su lucha va más allá de un triunfo deportivo, teniendo como objetivo principal el recuperar “El Barrio” como sentido de pertenencia, el barrio como lugar principal en el mundo de cada uno de los habitantes de la comunidad actualmente dispersa.

…Casi sobre el final del partido el arquero Fragueiro se convierte en figura y salva en dos atajadas claves el triunfo alcanzado por “El Brete”.

…Lentamente la dispersión familiar vuelve a ser parte de la gente del Brete, algunos volverán al barrio que ya no es el mismo de antaño, otros iran a los lugares donde han sido relocalizados, pero todos y eso con seguridad, han encontrado una forma de mantener la sociabilidad barrial a partir de un “Equipo de Fútbol”, manteniendo en alto un “Sentimiento”, que ni las aguas podrán tapar.



Isaac Sevi/ 09/ 2009

“EL BRETE”


Club Social y Deportivo

Silvio Alvarenga, actual presidente y uno de los fundadores del Club, señala que esta Institución nace diez años atrás para que el barrio no pierda su sentido de pertenencia.

La Comisión Directiva esta conformada por los mismos vecinos quienes unidos en el trabajo cotidiano van logrando importantes objetivos que hacen al desarrollo y crecimiento del club, tanto en lo deportivo como en lo social.


Silvio, “el Polaco” como le dicen sus vecinos, señala asimismo que este ha sido un año positivo porque han conseguido las diez hectáreas para los vecinos y para El Club, lugar donde se piensa construir el Estadio y el complejo deportivo para beneficio de la gran barriada del Brete.


De todos modos, párrafo aparte requiere la actuación del Equipo de Fútbol, porque en tan solo cinco años de existencia han puesto a la institución en la primera división de la Liga Posadeña, y actualmente junto a Tuyuti de Apóstoles están disputando la final del Torneo Provincial, clasificando ambos equipos para el Torneo del Interior del año 2010.

Perón era bostero (y peronista, obvio)


Publicado por Pensamientos emo peronista

"Me consta y lo puedo probar en cualquier momento: ¡Perón era hincha de Boca! Lo que pasa es que no lo decía porque, evidentemente, cuidaba a las demás hinchadas de los otros clubes. Esta situación de si Perón era o no hincha de Boca se discutió mucho tiempo. Y yo lo explico muy claro: cuando era ministro de Isabel, un día la agarré a la salida de una reunión de Gabinete y, delante de mis ex colegas, le dije: ‘Compañeros, acá tenemos una testigo insobornable. Que diga Isabel de quién era hincha Juan Perón’. Y sin vacilar ella dijo: ¡de Boca Juniors! Puede ser que Isabel haya hecho muchas macanas, pero eso de tergiversar un sentimiento de Perón, ya me parecería demasiado."

Antonio Cafiero.

27 ago. 2009

Fotos de estudio (programa del lunes)

Click en el título para ver las fotos

25 ago. 2009

fútbol, neoliberalismo y batalla cultural

Fútbol, neoliberalismo y batalla cultural






Ricardo Forster
Cuando se discuten los años 90 y cuando se intenta penetrar en la trama de intereses que confluyeron en el menemismo, lo primero que suele aparecer es su dimensión económica. La Argentina que emergió de esa década poco o nada tenía que ver con el país previo. En verdad, el proyecto de desmontaje del capitalismo industrial se inició con Martínez de Hoz y alcanzó su punto más alto con la convertibilidad.
El nuevo patrón de acumulación giró, en lo fundamental, hacia la lógica especulativo-financiera de acuerdo con una tendencia mundial que le daría forma a una época atravesada de lado a lado por la hegemonía del neoliberalismo.
El Estado quedó sometido a un profundo desguace al mismo tiempo que se transformaba la estructura social y se acentuaba la privatización de las empresas públicas hasta modificar de cuajo no sólo las antiguas tramas económicas sino, también, las convicciones que durante décadas tuvieron gran parte de los argentinos respecto del valor patrimonial de esas mismas empresas que, en un lapso relampagueante, se convirtieron en el ideal a demoler por "doña Rosa", figura metafórica a partir de la cual el astuto de Bernardo Neustadt hizo su contribución, para nada menor, al despliegue triunfante de la convertibilidad.
El menemismo logró calar hondo en el ánimo de una gran parte de la población sacándole una enorme rentabilidad al trabajo de horadación que cierto periodismo ejerció sistemáticamente sobre el papel del Estado, unido al descalabro hiperinflacionario de la última etapa del gobierno de Alfonsín, que aceleró el proceso de devastación del aparato productivo que habilitó el plan de Cavallo.
Quisiera detenerme en este punto. El neoliberalismo no fue sólo una mutación estructural de la economía, no sólo implicó mutilar el trabajo y desfondar a los trabajadores construyendo sobre los escombros de las conquistas sociales el discurso y la práctica de la flexibilización y del empleo basura, sino que también, y en igual medida e intensidad, buscó modificar radicalmente las formas de vida, los imaginarios sociales y los intercambios entre los miembros de la sociedad.
Se impusieron los valores de un hiperindividualismo arrasador; cristalizó un sentido común que desgarró las viejas identidades y los antiguos intercambios para afirmarse en una petición de principios dominante y excluyente: el interés personal y la lógica egoísta del rentista o de quien alucinaba con serlo y que terminó de constituirse en la materia prima, real y simbólica, del nuevo ciudadano-consumidor que fue emergiendo en el interior de la revolución neoliberal. Se trató, entonces, de una transformación que conmovió hasta los cimientos valores y convicciones, alcanzando, a su vez, las formas más elementales de la vida cotidiana y reconvirtiendo los mapas urbanos y las relaciones sociales.
Casi sin darnos cuenta, los argentinos nos volvimos extraños entre nosotros rompiendo las viejas tramas de pertenencia y de cruce para apuntalarnos en una lógica de la sospecha y del encerramiento.
Para decirlo con otras palabras: el viejo ideal –que ya venía en picada desde los setenta– de la Argentina integradora, del crisol social, de la movilidad y de la solidaridad desapareció no sólo en el plano material sino, y eso sería trascendente, también en el plano cultural, allí donde se definen los componentes básicos del sentido común (otra desaparición, diferente a la provocada por la dictadura en los cuerpos reales, pero que vino a corresponderse de un modo emblemático con ese proyecto de sociedad desagregada, rota, clasista, que se inició con la noche dictatorial de una manera sistemática pero que ya venía anunciada desde antes).
Triunfó, muy adentro de las conciencias individuales y en especial de las clases medias –que sin saberlo se convertirían en una de las víctimas de la convertibilidad aunque la siguiesen añorando cuando llegó su bancarrota como un bien espléndido que les fue arrebatado–, la ideología privatizadora.
Se festejó la llegada definitiva e inexorable, como lo decían algunos economistas en aquellos años, del mercado y de sus humores en una época que declaraba el fin de la historia y la muerte de las ideologías a manos de la globalización económica y de la democracia liberal.
Triunfo esplendoroso de la mercancía y de sus santuarios mientras eran arrojados como desperdicios de otra época todas aquellas prácticas y aquellas ideas que remitían al Estado de bienestar o que simplemente recordaban que la base de una democracia genuina debía ser no sólo el Estado de derecho sino, también y no en menor medida, la igualdad de oportunidades y la equidad en la distribución de la riqueza.
Todo quedó reducido a un amasijo anacrónico mientras lo que surgió como sentido último del progreso de la sociedad no era otra cosa que la consagración de la especulación, el individualismo y el sálvese quien pueda, asociados al relato utópico de los noventa, que encontró su meca en Miami y en el "déme dos". La figura emergente de ese giro cultural fue la del ciudadano-consumidor que comenzó a mirar el mundo desde esa misma lógica que lo inventó.
No resultó difícil imponer en el plano económico aquello que ya había penetrado en el imaginario cultural de una gran parte de la sociedad. La entrega del patrimonio público se hizo casi sin resistencias, del mismo modo que se lanzó el golpe mortal al sistema jubilatorio privatizando, a través del engendro de las AFJP, el ahorro de los trabajadores en beneficio de la máquina especulativo-financiera.
Algo semejante sucedió cuando finalmente cada segmento de la vida social y cotidiana quedó atrapada en la ideología de época, esa misma que lanzaba al estrellato todo lo que provenía del mundillo empresarial y desahuciaba todo lo que provenía de la esfera pública o estatal como una rémora de tiempos oscuros y populistas.
Al fútbol también le llegó, como era de esperar, su turno. Aquello que hundía sus raíces en la cultura popular se transformó, también de la noche a la mañana, en un enorme negocio que se sustentaba en la expropiación del derecho a seguir viendo los partidos desde la televisión abierta.
Todo lo que era susceptible de convertirse en negocio quedaba erradicado del espacio común para venir a formar parte del mercado y de sus exigencias. Silencio y complicidad de la dirigencia de la AFA, esa misma que hoy, por los cambios de circunstancia, se apresura a festejar el nuevo acuerdo con el Estado.
Silencio de la corporación mediática que se transformó en la gran beneficiaria de la privatización del deporte más popular de los argentinos. Silencio, claro, de la mayoría de los políticos que, durante años, habían contribuido a la modelación de un país vaciado y envilecido. Silencio, por solidaridad ideológica y de clase, de las entidades empresariales concentradas que siguen viendo el mundo con los mismos ojos de los noventa.
Es por eso que, aunque representen cuestiones estructuralmente distintas y de peso específico incomparable para la economía del país, tanto la reestatización de las AFJP como el regreso del fútbol a la televisión abierta constituyen dos momentos clave en la batalla cultural contra el neoliberalismo y su persistente presencia entre nosotros.
Porque de la misma manera que hablamos de una imprescindible redistribución de la riqueza es también fundamental redistribuir democrática y equitativamente los bienes culturales-simbólico sin los cuales una sociedad sigue siendo desigual. Los goles, las gambetas, los caños son la esencia del fútbol, una esencia que ahora podrá ser vista por todos los argentinos.

24 ago. 2009

TUYUTI—de Apóstoles “50 años de historia”

Isaac Sevi con la camiseta que celebra el medio siglo del Tuyu, junto a Pulga Dos Santos y Orlando Gallardo


Hablar del equipo de fútbol o del club Tuyuti de Apóstoles, es seguramente hablar de los hermanos Quiroz (15 hermanos), de los cuales los varones “Chito, Negro, Toto, Carlos, junto al Polaco Orlando, Cachito Benítez entre otros personajes de la ciudad que fomentaban el fútbol barrial fueron los fundadores del Club Social y Deportivo Tuyuti allá por el mes de Julio de 1959, con la base futbolística del equipo del barrio “Las Ruinas”.

Barra del Tuyu comandada por los hermanos Dos Santos

Tuve la suerte de vestir los colores del Tuyu durante casi veinte años de mi existencia desde el año 1970 hasta el final de la década de los 80, saliendo campeón de la liga apostoleña en varias oportunidades pero el que más recuerdo me trae fue el titulo del año 1974, en cuya semifinal jugada en la localidad de San José, entrando en los últimos cinco minutos, tuve la suerte de hacerle el gol del triunfo a un gran amigo de la vida y que atajaba entonces para Estrella del Norte que se llamaba Damián Tusinkievich. Y con quien fuimos compañeros de trabajo en la Secretaria de Cultura de la Provincia allá por el año 2000, y cada reunión que teníamos recordábamos aquel gol que para el y para mi representaba y representa parte de nuestras historias, como también el fallecimiento trágico de Damián en un partido de Fútbol en el Club Tokio de Posadas, represent una parte dolorosa de mi vida de futbolista.

Pero…sigamos con el Tuyu y con su gente:

El Negro Quiroz: Es el único de los hermanos que aun sigue participando en el club, hoy como delegado pero en su historia futbolera, fue jugador, (dicen que le llamaban MAQUINITA porque era petizo y muy rápido), fue director técnico, ayudante de campo, aguatero, entre otras funciones.

Negro "maquinita" Quiróz

Una de tantas anécdotas que se pueden contar de “Maquinita”, es la de aquella vez que íbamos a Cerro Azul a jugar con Atlético Colonial, alrededor del año 1975, entonces los caminos eran de tierra y ese viaje lo hicimos en un camión volcador (eran otras épocas) y me acuerdo que faltando quince kilómetros para llegar se rompe el palier del camión en un cerro y empieza a irse para atrás, todo saltamos, alguno ponían piedras para que el camión se detenga y “Maquinita”, como era y es bastante petizo, no podía saltar del camión quedando atrapado en la carrocería, pero por suerte para el y para todos nosotros el camión se detuvo en unos árboles que habían al costado de la ruta..Los quince kilómetros que faltaban los hicimos caminando, jugamos y ganamos el partido)

Don Benítez: Fue Presidente y gran colaborador de Tuyuti, durante los primeros años del Club.

Miguel “Luly” Gauto –fue un gran marcador central, imponía autoridad en el área, siendo durante gran parte de la década del ochenta Presidente del Club.

Miguel "Luly" Gauto

Orlando Gallardo: Jugador, un gran número nueve, también durante muchos años fue arquero y termino su carrera siendo Director técnico, obteniendo el campeonato del año 1974, el campeonato que le hice ganar haciendo ese gol en la semifinal en los últimos minutos del partido contra Estrella del Norte.

Coqui Do santos “Pulga” fue el jugador gracias al cual el club tiene una cancha propia que fue producto de su venta al Club Villa Mitre de Bahía Blanca, y que hoy de regreso a la ciudad de Apóstoles es uno de los grandes colaboradores que tiene la institución.

Roberto Veliz – un gran amigo y un jugador que dejaba la sangre pero de manera real en la cancha. (Falleció hace varios años en un accidente en la ruta).

Papi Cañete … Un jugador exitoso en la ciudad de Posadas y cuyos últimos años de jugador en Tuyuti, dejó muchas enseñanzas no solo futbolísticas sino también como persona.

Jorge Cabral “Kapikua”, un número nueve que se llevaba por delante a los defensores más pintados (actualmente es Comandante de Gendarmería, y cada vez que viene a la ciudad de Apóstoles o a la Provincia, lo primero que hace es reunirnos a quienes jugábamos con el, en el glorioso Tuyu.

Jugadores, pasaron miles en cincuenta años de historia, así también seguramente fueron muchos colaboradores, simplemente hago una síntesis de los que me voy acordando, y en esta síntesis no me puedo olvidar de Lico Do santos, de Quiko López, de Cacho Molina, de Mingo Ojeda, (actual técnico), de Tacuarita, de Luisito Kosul, de Neneco Bonorino, de Carlitos Antunes (también fue Presidente del Club).

Carlitos Antúnez

De Solapa, de “Gallo” Gallardo, en fin fueron tantos, pero si los que merecen un párrafo aparte en este recuerdo son los hermanos Do santosHéctor”- “Chengo”-“Miguel” y “Tamba”, quienes fueron jugadores y hoy aun estando viviendo en Bernardo de Irigoyen, a casi cuatrocientos kilómetros de Apóstoles, son los seguidores del Club Tuyuti en todos los lugares donde juega, demostrando que hoy cincuenta años después de su fundación El Club Atlético Tuyu de Apóstoles “Es todo un sentimiento”.


Son muchos los Dos Santos...

Isaac Sevi/ Agosto 2009

La actualidad de Tuyutí






Párrafo aparte también merece la actual comisión del Club bajo la batuta del Joven Bengoa en la presidencia, de Mingo Ojeda, en la Dirección técnica y del Profesor Ricardo Tusinkievick, en la preparación física, porque han logrado que Tuyuti, llegue por primera vez a la final del torneo provincial, logrando la participación en el torneo del Interior.

Bengoa, el actual presidente del club

Mingo Ojeda, actual DT de Tuyuti

Despenalizar o no despenalizar

Hoy puede ser un día histórico. En diferentes medios leemos titulares que refieren a la posibilidad de que la Suprema Corte falle a favor de la despenalización.

Como ocurre habitualmente en estos casos dos videotecas se contraponen argumentando a favor y en contra de este tipo de medidas.

Algunos plantean la despenalización al denunciar aberraciones como las que se pueden apreciar acá en este video: y que dan cuenta del abuso y la arbitrariedad de quienes imparten justicia, o bien cuando señalan la inobservancia de los debidos procesos en los juicios penales como se ve claramente en este célebre y tan festejado:

Otros defienden su continuidad haciendo hincapié que mediante la penalización se ha alcanzado las máximas expresiones de justicia. Prueba de ellos se pueden apreciar acá:


o acá


o acá


La goleada del fútbol, festejo de todos

La primera fecha del Apertura fue un éxito no sólo para los hinchas, que pudieron ver gratis los diez partidos, sino también para Canal 7, que tuvo un rating excelente promediando los 11 puntos. Además, en América hubo muy buenos números de audiencia. Fueron 20 horas de juego repartidas en tres días.


No fue un fin de semana cualquiera, tampoco el inicio de un torneo más. Sin dudas que la que pasó fue una fecha histórica para el fútbol argentino y, para fortuna de los millones de hinchas de todo el país, se pudo ver en vivo, en directo y sin pagar un solo peso. El desembarco de la televisión pública, gratuita y para todos en el campeonato de Primera División modificó radicalmente el panorama en los hogares argentinos, que no tuvieron que pagar para ver ni esperar hasta el domingo a la medianoche para observar los goles. Con sólo encender el televisor el fútbol se hacía presente. Puntos de oro. Fueron 20 horas de fútbol repartidas en tres días (dos encuentros el viernes, cuatro el sábado y otros cuatro el domingo) que arrojaron como saldo los excelentes números de rating para la TV pública, tanto Canal 7, que emitió los 10 partidos; como América y Canal 9 que retransmitieron las imágenes y sonidos de algunos de los cotejos que producía el canal estatal. El promedio de rating que tuvo Canal 7 durante el fin de semana fue de 11 puntos, con picos de 13 mientras que si se suma el encendido de la emisora estatal con el de América durante los encuentros de Boca (ante Argentinos Juniors) y River (frente a Banfield), la cifra trepó a los 20 puntos, un número grandioso para el edificio de la avenida Figueroa Alcorta. “En el canal se sigue minuto a minuto el rating y los números son espectaculares, la gente sabe que prende la tele y ve el partido, es un cambio muy grande para lo que estábamos acostumbrados”, le dijeron a El Argentino desde el 7. El rating sólo tiene en cuenta la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el primer cordón del Conurbano, por lo tanto es imposible medir las cifras de todo el país, pero está claro que en la gran mayoría (en algunos lugares Canal 7 va por cable) de ciudades y pueblos del territorio nacional el fútbol gratuito fue una fiesta. Buena imagen. En las transmisiones de los tres días se apreció un correcto seguimiento de las jugadas mediante un gran respaldo técnico, con pocos primeros planos de las tribunas y de los entrenadores. Toda la atención se la llevó lo que realmente importa: la pelota y los jugadores. Fue notoria la presencia de ex jugadores en las cabinas de transmisión: Gustavo Barros Schelotto estuvo en Gimnasia-Godoy Cruz, Daniel Bertoni en Independiente-Newell’s, Juan José López en San Lorenzo-Atlético Tucumán, Carlos Pachamé en Arsenal-Estudiantes, Jorge Chino Benítez en Boca-Argentinos y Norberto Beto Alonso en Banfield-River. Pantalla limpia, relatos y comentarios medidos, respeto de los horarios y repetición de goles a toda hora y por todo lugar fueron otras de las características de esta nueva era en la televisación futbolera. Con algunos detalles por ajustar, algo esperable dada la escasez de tiempo para montar semejante estructura, se puede decir que Canal 7 ganó por goleada y, lo que es mejor, todos festejaron

elargentino.com (fuente)

EL DIA QUE BOGADO LE HIZO UN GOL A AMADEO CARRIZO


Yo lo viví...
Rubén Ayala Ferreyra

Pasaron 40 años para que Albino Bogado, que en el año 1968 era centro delantero de Bartolomé Mitre, intentara una explicación sobre el desmayo que le produjo en pleno campo de juego, un gol que le convirtió a Amadeo Carrizo, arquero de River Plate, que llegaba con la valla invicta con más de 800 minutos.
Era el partido con el que Mitre inauguraba su campo de juego, sobre la por entonces polvorientas avenidas San Martín y Martín Fierro, cancha que se conserva exactamente igual que hace 41 años atrás, sin que se le agreguen las plateas para cuya construcción se reservó un lugar entre las dos tribunas populares del sector oeste.
La historia del gol a Carrizo tiene sus bemoles, por que no era un gol más. Era un gol a Carrizo, un arquero admirado por muchos (no decimos por todos por que seguro están los hinchas de Boca, que mucha simpatía no le tenían), tuvo varios "tropìezos", especialmente cuando de enfrentar al brasileño Paulo Valentín se trataba, que siempre le hacía goles, o cuando River perdió la final de la copa Libertadores de América frente a Peñarol de Montevideo por 4 a 2 en tiempo suplementario.
Pero volvamos a gol de "Bogadito" (jugador que llegó de Coronel Bogado, Paraguay) que era de físico pequeño, pícaro, incisivo y "mañero". Los de Mitre le idolatraban, los de los otros clubes, no tanto...era un simulador de infracciones.
Recien llegado del Paraguay el hombre, lógico es suponerlo, no tenía vivienda propia. El presidente de Mitre por entonces era el agrimensor Mariani (no el actual presidente, el médico "Lucho" Mariani, el padre) y con la presencia de River y todas sus estrellas: Carrizo, los hermanos Onega, Pinino Mas y otros, se creó una gran expectativa.
Entonces el presidente auriazul le habló al jugador antes del partido y le dijo "mirá Bogadito (así se le llamaba), vos le haces un gol a Carrizo y yo te regalo una casa". Como era de suponer y no podía ser de otra manera Bogado aceptó la "propuesta".
Comenzó el partido, había una multitud impresionante en la cancha. Se colocaron sillas dentro del campo de juego y esos lugares se vendieron como plateas. Mariani se ubicó en una de esas sillas debajo de la cabina de periodistas.
Comenzó el partido dentro de una enorme expectativa. Es que la valla invicta de Carrizo (por más que no se contabilizaban los partidos amistosos) era un motivo más de atracción.
A poco de iniciado el encuentro Bogado recibe un pase de Ríos y adiós valla invicta, con un perfecto remate cerca del palo izquierdo del arco que da sobre la avenida Martín Fierro (sector norte) batió a Carrizo.

Bogado emprendió una desenfrenada carrera hacia donde se encontraba el presidente Mariani, según admitió después "para hacerle recordar de la promesa del obsequio de la casa". Pero cuando faltaban unos 10 metros para llegar donde se encontra su "objetivo", Bogado cayó desmayado. Nosotros que estábamos transmitiendo el partido por LT17 Radio Provincia de Misiones (con Carlos Alberto Lucero, padre, como comentarista) observamos con desesperación, a pocos metros de nuestra cabina a un hombre totalmente KO.
Conocedores de la promesa hecha por Mariani, divulgamos la noticia de que "Bogado se desmayó por la emoción que le causaba el hecho de convertir el gol y ganarse como premio una casa".
En efecto, Mariani, que era por entonces el jefe de Vialidad, cumplió con su palabra y le adjudicó una vivienda en el barrio Kennedy, que por entonces quedaba en las orillas de Posadas, en el barrio Parque Adam.
Hasta hoy vive en ese lugar Albino Bogado junto a su familia. Se ganó la casa al convertirle un gol al "invicto" Carrizo.
Después de 40 años en una entrevista por Canal 5, explicó dos cosas. Una, que efectivamente su desenfrenada carrera hacia el lugar donde se encontraba el presidente era para que "para hacerle recordar de la promesa"; pero, según dijo, el desmayo se produjo por que su compañero Manuel Ríos (autor del pase) le salió al cruce para felicitarlo y le dio un rodillazo en la boca del estómago que lo dejó "fuera de combate", y agregó "Rubén, que transmitía el partido, creyó que me desmayé por la emoción y todo el mundo en la calle y en todos lados me decían, Bogado así que te desmayaste por haber convertido un gol a Carrizo y ganarte una casa". Y así quedó. Hasta que 40 años después "apareció" el rodillazo del ya desaparecido Manuel Ríos.
Lo cierto es que se desmayó, ahora ¿por la casa o por el rodillazo de Ríos? Es lo que menos importa. Quedó, el hecho, en la historia del fútbol posadeño.

LOS QUE PIERDEN

Lo que sigue se lo afanamos al Blog ¡BURBUJAS DE DETERGENTE!

23/08/09

Los que pierden

Todo esto se va a perder por culpa de la televisación gratuita del fóbal.

- El fútbol inglés por Fox. Seamos sinceros muchachos, el fútbol inglés es una garompa. 4-4-2 y a correr hasta tirar un centro o embocar un zapallaso desde cuarenta metros. Lo mirábamos de bronca, porque no teníamos codificado para ver fóbal argentino y nos sacábamos las ganas con un poco de inglés, pero a ninguno le gustaba. Loco, la única diferencia entre Rio Ferdinand y Satanás Paez es que el primero debe tener asesor de imagen y Satanás se tiñe con agua oxigenada. Futbolísticamente, bancamos a Páez.

- Los programas "sobre" fútbol. ¿Quién no se tuvo que comer las reflexiones de los dos seres humanos más detestables de esta Tierra, Gastón Recondo y Marcelo Palacios, porque la noche anterior no pudo ver los goles y espera que los pasen al mediodía? Que los pibes nuevos no entrenan como los de antes, que andan de joda comiéndose modelos, que el fútbol de antes no sé qué y no sé cuánto. Váyanse todos a la puta que los parió. Entre estos perdedores, se encuentra la demostración máxima de delincuencia televisiva, que son los programas tipo "Líbero" que cortan un partido en pedacitos y le llaman análisis.

- La amistad codificada. Sí, ya lo sé. Yo sé que vos, que estás leyendo, ibas a lo de tu amigo que tiene el codificado a ver a los partidos y nada más. Eso es de garca. Si tenés codificado y los pibes no te llaman más los domingos a partir de hoy, es porque no eran tus amigos, eran amigos de tu aparatejo decodificador. Sabelo.

- La racionalidad. El kirchnerismo nos quiere idiotas para que los votemos. Lo están logrando: ningún ser humano que se precie de normal puede preferir un libro a un Tigre-Chacarita en vivo.

- Las participantes tibios del GranDt. Mirá, amargo, si saliste último en el torneo que armamos porque "no podés ver los partidos y no conocés muchos jugadores", ahora hacete cargo de tu ignorancia fulberil.

- Los titísfernandez. Se terminó la cobertura del campo de juego, las preguntas-afirmaciones de Tití Fernández sobre el estado emocional de los jugadores y la idea de que eso aporta algo a un partido de fóbal. Vayan a laburar, delincuentes.

- La amarilla por la camiseta. Ya que estamos revolucionando el fóbal, aprovechemos. ¿Vieron que te amonestan si te sacás la camiseta para festejar un gol? Bueno, la explicación de eso es que vos hacés un gol, lo festejás, te sacan la foto y con la remera puesta sale la marca Fate (?) de tu camiseta en el diario del lunes. Bueno, loco, ahora la marca de la remera se va a ver 90 minutos seguidos todos los domingos y lo van a repetir todos los que quieran en todos los canales. Ahora que andamos con poder de fuego para apretar gente del fuchibol, que la publicidad no rompa las pelotas y dejen que cada uno festeje como quiera.

- La conspiración de las estaciones de servicio. Lo digo por más que el lobby petrolero se tire contra este blog y me saque el contrato: las estaciones de servicio y sus mercaditos, ¡no son bares! Sí, tienen mesitas, codificado y café, pero son otra cosa, no son bares. Un bar es un bar, hay un mozo con camisa blanca, y lugares donde no se ve desde afuera, y vos no ves las heladeras donde está lo que te vas a comer, y no hay doscientos litros de combustible a punto de explotar a diez metros tuyo. Por suerte, ahora que no hay fútbol codificado, ningún ser humano racional va a ir a tomar un café a una estación de servicio.

- Majul. Usted me dirá: al contrario, ahora que nadie va a esperar a ver los goles, todos van a ver a Majul. Yo le diría que ambas frases no son excluyentes: que, mientras más personas vean a Majul, peor para Majul. Porque posiblemente se den cuenta.

22 ago. 2009

Desde Rosario

Ufa !!!!! no lo puedo escuchar que pasa con INTERNT.........nos se escucha.......

Gaby Saludos para todos


HOLA muchachos!debo decir q yo d futbol...cero punto,pero me divierto mucho escuchandolos a ustedes.Y ahora cada voz, tiene una imagen...suerte q son todos BONITOS. XFA mas musica d R. Arjona.gracias y q sigan los EXITOS!

21 ago. 2009

siempre en el recuerdo de mundo redondo

Este blog banca a:

Cambio de habitos y de maneras de pensar

Por Eduardo Anguita
Publicado en el argentino.com

Ayer, en el predio de la AFA en Ezeiza, se hizo realidad el sueño de muchos hinchas

21-08-2009 / EL FÚTBOL GRATIS PARA TODO EL PAÍS ES UNA REALIDAD. HOY COMIENZA EL TORNEO Y SE VERÁ ÍNTEGRO POR TELEVISIÓN

Hay una expectativa incomparable sobre los partidos de fútbol que se jugarán entre hoy y el domingo. Mejor dicho, hay un antecedente de esa combinación de ansiedad y felicidad: fue un partido que se jugó en la pequeña localidad de Barda del Medio y ocurrió en 1958. Quien lo relató fue el genial Osvaldo Soriano. El Gordo mezcló su picardía futbolera con esas mentiras que a todos nos gustan escuchar y las retrató en El penal más largo del mundo, un cuento tan desopilante como costumbrista. Basta que el partido haya ocurrido en la imaginación de Soriano para que sea cierto. La cosa fue que, por peleas en la cancha, a 20 segundos de la pitada final, y cuando había que ejecutar un penal, el encuentro fue suspendido por una semana. En esa semana, en Barda del Medio, nada hubo más importante que si el Gato Díaz iba a ser capaz de atajarle el penal al shoteador Constante Gauna.
Los apasionados del fútbol, ayer a la tarde, se perdieron la oportunidad de que el Gordo relatara esa ansiada tarde en el campo de la AFA en el que Grondona dijo que se trataba de una fecha histórica y la Presidenta afirmó que ya nadie va a secuestrar los goles porque en la Argentina estamos hartos de secuestros. Fue demasiado fuerte. Porque no sólo fue un emporio que se enriqueció mostrando las caras de chicas que iban maquilladas a la platea, quizá con la esperanza de salir en la tele y no tanto por ver un buen partido. Fueron años de imágenes patéticas. Las que nos devuelve el espejo.
Quién no escuchó o fue protagonista de ese argentino tarado, que ni sabe contratar el partido codificado y deja en su casa a la barra de amigos mirando caras y tribunas. Quién no quedó alguna vez, frente a este monopolio absurdo, en un bar lleno, mirando el partido parado y, encima, con el de atrás que te quería matar porque movías la cabeza.
Ayer se selló definitivamente el fin de un negocio a expensas de todos. Que nos tuvo de rehenes, no tanto de la pasión sino de la estupidez. Ya no seremos cautivos de los dueños de los goles. Y lo que viene –lo dijo bien Grondona– es por ahora un desafío. Exagerando, se cayó un muro y hay por delante un campo fértil. Pero, como en Good by Lenin, por más que ya no estén las barreras y las estatuas, nos queda la rigidez de las ideas y los hábitos.
La dependencia de la televisión por cable es tal que en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano no debe haber quedado un solo negocio donde vendan antenas. Sí, antenas. Alguien debe recordar esos aparatos que antes se compraban junto con el televisor para poder recibir la imagen sin pagar un solo peso. La costumbre de sintonizar la antena se cambió por la de pagar entre $100 y $300 por mes a una empresa que nos da más. Claro. Más canales, pero también más publicidad. Más opciones, pero muchas de ellas codificadas, para que paguemos precios siderales.
Alguien tiene que decirlo. El de ayer es un paso tan histórico como inmensas fueron la estupidez y conformismo. ¿Pasión? No nos digan que cualquier cosa se justificaba por la pasión ¿A quién le convenía que se llamara pasión a ver los goles los domingos esperándolos como el penal de Barda del Medio?
A muchos dirigentes del deporte, empresarios televisivos y políticos quizá les importaba un pito y preferían decir que el monopolio de Clarín-TyC-TSC era un gigante imposible de enfrentar. Que eso era lo mismo que pretender entrar a un restaurante de Puerto Madero y comer sin pagar. O que decirle un buen día al FMI no va más. O decirles a las AFJP que con la plata de los viejos no se timbea. Y al genocida Jorge Riveros, que por tirar al río a Floreal Avellaneda cuando tenía 14 años, le iba a costar estar preso en una cárcel común.
Pues bien. Se pudo. Y no sólo con el Fondo, las pensiones privadas y algunos cuantos genocidas. Se pudo con el chamuyo de que el fútbol era de torneos sin competencias. Y, desde hoy, la televisión pública no sólo gana un Martín Fierro de oro por un programa de científicos sino que también puede dar gratis el fútbol de primera. Y el programa que secuestraba los goles, desde ahora, será uno de polémicas de dinosaurios. Porque, Macaya, con las imágenes no se juega nunca más.
Ayer, el Gordo Soriano hubiera sido un excepcional relator del anuncio del fútbol para todos. Porque sus cuentos, inverosímiles, fruto de la pura imaginería, son lo más parecido a lo que pasó en el predio de Ezeiza. O quizá Soriano tendría que reemplazar por unos días al exultante vocero de la AFA, Ernesto Cherquis Bialo, que trabaja a destajo, con seriedad sacramental y doble ración de gomina. El Gordo nos haría tirar al piso de risa. Lograría, incluso, que algunos empresarios se pellizcaran y se convencieran de que esto es sólo un sueño, un mal sueño del matrimonio autoritario y el carcamán que maneja el fútbol. Y que pronto los millones volverán a esas pocas manos. Los dejaría tranquilos. Ellos son unos genios y que, apenas, les robamos la pelota por unos días. Que no se preocupen porque pronto vuelve a sus dueños.
En fin, es que cuando pasan cosas así, es imposible no emocionarse y sentir cuánto lo hubiera disfrutado un tipo genial como el Gordo Soriano. Ni qué decir si se juntara con el Negro Fontanarrosa.
¿O el Negro no podría contarnos esta noche misma por Canal 7, en el entretiempo, cómo fue el gol de palomita de Aldo Poy? Y también podría recrear la historia del viejo Casale, ese hincha de Central surgido de su frondosa imaginación que fue llevado a la final de Newell's y Central. Casale fue llevado al Monumental engañado, porque el Canalla nunca había perdido un clásico ante sus ojos. Y, gracias a Casale se dio el milagro del gol de Poy. No jodamos –supo decir con toda autoridad el Negro Fontanarrosa–, esa palomita es lo más importante que pasó desde la llegada del hombre a la Luna. Negro, con todo respeto, quisiéramos saber si el fútbol gratis no está por encima de esa palomita.
Ojalá, con la alegría, vuelvan la magia del Gordo y la chispa del Negro. ¿A nadie se le habrá ocurrido que en cambio de torneos CableVisión o Multicanal ahora podrían llamarse campeonatos Soriano y Fontanarrosa? Tal vez en estos días, junto con la igualdad, se nos aparezca el talento de esos dos grandes, cuyas estrellas brillaron anoche en Ezeiza. Se los juro. Muchos los vieron brillar en el firmamento mientras se cantaba el Himno

20 ago. 2009

Desde Rosario nos saludan !!!!

Maria Silvina Benitez para Mundo Redondo: FELICIDADES MUNDO REDONDO !!!! Siempre que puedo los escucho por internet desde Rosario ... y esta bueno saber lo que pasa y la actualidad de los temas que tratan .. que sigan los Éxitos y VAMOS POR MÁS ...

18 ago. 2009

“CHE” ¡Grondona!


“CHE” ¡Grondona!


--Siglo veinte cambalache…..,

Hay que avisarle a Discepolo, que ya estamos en otro Siglo y sin embargo acá en la tierra,

“Todo sigue igual”

….Resulta que.,el hombre sinónimo del Padrino, el Don Humberto, acostumbrado a conducir al fútbol argentino por el carril seguro de la derecha, ¡Viró de golpe hacia la izquierda! y armo flor de quilombo.

….Fútbol para todos.

y…., entonces todos salieron a opinar, algunos con el interés concreto de seguir manteniendo la ley del monopolio, otros con el interés político de la situación actual en la Argentina y otros, muchos otros, aquellos que discuten en las oficinas, en las mesas del bar., en las esquinas y cuya voz se mantiene en silencio ante los medios, son en definitiva los que darán sustento a la medida sin que esta vez les metan las manos en los bolsillos.

…Esa. “La mayoría silenciosa”, la que llena los estadios y también desde hace una década llenó sin pensar los bolsillos de los dueños del aire futbolero, (TSC), no pudo o no quiso rebelarse, como tampoco pudieron rebelarse o por lo menos no pudieron lograr, lo que si logró Grondona, al romper el contrato millonario y liberar para millones de argentinos las trasmisiones del fútbol del domingo.

“Volveré y seré millones”

“Liberación o Dependencia”

“Codificado o sin codificar”

“Fútbol para todos”

…¡Pero a no confundirse!

“Grondona no es el CHE”

Y seguirá por siempre, siendo Grondona, UNO DE ELLOS.

Isaac Sevi/ Agosto/09

16 ago. 2009

El campito al lado de la casa del Abuelo.

EL CAMPITO AL LADO DE LA CASA DEL ABUELO.

Tardes de Futbol.

Para jugar al futbol hacen falta solos 2 cosas: Pelota y ganas de jugar. Si, solos esas dos cosas. El arco: Se hacian con dos latas que estaban en el baldío (escenario mudo de las grandes gambetas) se contaban tres pasos y ya estaba el arco preparado para la emoción del gol. Hasta donde estaba un tacuru se podia jugar si se pasaba ya era afuera. Y así con las dimensiones establecidas de ante mano se largaban ese 5 y 5 o 4 y 4 en su mejor suerte 6 contra 6 y meta tranque nomás.

Las siestas en vacaciones en el barrio eran sinónimos de futbol.

Si .Que lindo que eran esas siestas a las 2 de la tarde bajo un sol radiante que te quemaba la piel sin permiso y si te tocaba jugar para los descamisados estabas al horno, pero al horno en serio con 38 grados de calor.

Avenida Chacabuco casi Soria al lado de los Rolón. Existía un campito no tan pequeño, lleno de varitas, ah? las varitas, si habrán sentido por su cuero ese duro "yuyito" los chicos que por haber llegado tarde a sus casas los muchacho ligaban y por culpa de FUTBOL. . Pero la pasión era más fuerte que esas varitas y los muchachos con tal de quedarse un ratito más se exponían a la penitencia más dura: La varita trenzada

Y ahí se juntaban, Quique, Mario, Luis, Fabio, polaco, Marcelo y José Luis este último con un talento nato para ese deporte que cuando los chicos lo veían venir ya lo elegían para un equipo. Es que era bueno el chico, y se peleaban por Él.

Todos los pibes eran vecinos y el campito les quedaba cerca y así era una sita obliga a la tarde de juntase para jugar a la pelota.

Nadie faltaba y hasta que se vaya el sol o algún padre busque a su hijo el partido no terminaba. Y eran partidos de fintas, gambetas y toques, que bárbaro ya practicaban el Tiki Tiki, eso de los que ahora hablan algunos, hace 30 años atrás era Ley en ese campito, pero no solo el Tiki Tiki, sino goles si muchos goles los partidos terminaban 14 a 9. 15 a 14 13 a 11 en fin esos eran partidos espectáculos…..no lo que proponen algunos trasnochados "cefetistas y falcionistas"

Chacra 81 exactamente era el lugar donde estaba ubicado el potrero. Entre lo de Rolon y el almacén Santa Rita que atendía don Víctor Benítez. El fondo de la canchita daba con la casa de la Negra. Mujer jodida. Le decíamos el cementerio de las pelotas, si pelota que iban pelota que volvían pinchadas, tajeadas o directamente no volvían.

Sí habrán quedados partidos inconclusos por culpa de la Negra…..

Se supo más tarde que de ese barrio, salieron figuras importantes para la sociedad Misionera: de ahí, de ese barrio que algunos le decían el barrio la Querencia

Y otros los llamaban la chacra 81. Salio el primer Dandy posadeño se llamaba o le decían por ese entonces "Almirito" que mas tarde fue un gran modelo y paso a llamarse Benito del Puerto.

Por la calle San José casi Chacabuco vivía otro personaje del ambiento local: Mario el "Negro" Morínigo, que personaje. Hijo de un gran sastre. Famoso el hombre don Tolín Morinigo .Este era hermano del famoso Tío Bigote. Y ahí Mario el "Negro" que como jugador era un excelente herrero, termino siendo un gran gremialista y un gran docente

Otros que eran famosos en el barrio, eran los hermanos Sánchez: Nito y Negro

Según comentaban por ahí Nito era más querido que Negro ya que este último tenía cara de Argel mismo. Pero en fin Nito fue una de las tantas promesa de futbol, parce que quedo en promesas nomás……

En horas de la tarde, dicen los vecinos de ahora y que viven en el campito donde otrora fuera escenario de las tardes de gloria para el futbol, que se suelen escuchar los murmullos y gritos de pibes gritando: "ole", pasa la pelota "Fabio" o gooool

Otros dicen que en realidad son los duendes que imitan a los pibes que allí jugaban.

Dicen quienes conocen de leyendas que los duende hacían eso por que añoran y

Extrañan mucho ese tiempo mágico del tranque y ponga y ponga, de la gambeta de Quique, la media chilena de Joselo, los caños de Fabio los cabezazos de Mario.

La polvadera roja la voladas de Luis y el taponazo del Polaco ……………….

Joselo De Avellaneda-